Informático granada
Consejos para proteger tus archivos contra el ransomware

Consejos para proteger tus archivos contra el ransomware

Compartir:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

El reciente ataque masivo con ransomware, ocurrido en el mes de mayo y que afectó a 174 países, puso en alerta a todo el mundo y dejó expuestas las necesidades de contar con mayor protección en los equipos domésticos. Si bien el ataque afectó principalmente a los sistemas de entidades públicas, la posibilidad que se extendiera a las redes domiciliarias puso al debate y en consideración de la opinión pública la forma en la que actúan estos troyanos. Aquí te damos una serie de consejos para proteger tus archivos contra el ransomware.

¿Qué es el ransomware?

El ransomware es un malware del tipo troyano que se introduce de manera sigilosa en tu ordenador y comienza a desarrollar su acción en segundo plano, sin que puedas darte cuenta. Poco a poco va tomando posesión de tus archivos: documentos, fotos, vídeos, etc.

Una vez que ha tomado el control de tus archivos, el ransomware informa por medio de una pantalla que los archivos han sido cifrados y no se puede acceder a ellos. En lenguaje sencillo, tus archivos han sido literalmente secuestrados por los atacantes.

El paso siguiente consiste en informar a través de la misma pantalla que si quieres recuperar el acceso a tus archivos, deberás “pagar un rescate”. Esto se realiza a través de un depósito a una cuenta muy difícil de rastrear. El pago solicitado, por lo general, es establecido en bitcoins.

Más allá del daño económico, el secuestro de nuestros archivos es una acción muy frustrante para el usuario ya que deberá ponerse al tanto de cómo realizar el pago y nunca sabrá si el ransomware ha sido removido ya que el secuestrador sólo proveerá una clave para acceder a los archivos cifrados.

La importancia de un buen backup

Una de las acciones preventivas más importantes para no caer en la estafa de los ciberatacantes es tener, al menos, 2 copias de seguridad de tus archivos. Una de ellas es conveniente que esté alojada en la nube, para ello puedes utilizar Google Drive, Dropbox o OneDrive. La otra copia de seguridad deberá ser física, pudiendo almacenarse en un pendrive, un disco externo u otro ordenador portátil.

La importancia de contar con copias de seguridad es que ante un ataque de un ransomware podrás hacer formatear el equipo y eliminar el agresor sin pagar el rescate y luego reestablecer tus archivos a partir de la copia de seguridad.

Lo importante es mantener actualizadas tus copias de seguridad para que los riesgos de pérdidas sean menores.

Cuidado con lo que recibes en tu correo

Uno de los canales por donde suele ingresar un ransomware es el correo electrónico. Los ciberatacantes suelen enviar correos con una visualización muy similar a tu banco habitual, promociones de conocidas tiendas, etc. sin embargo, se trata de una máscara con la que actúa el troyano.

Es importante dentro de los consejos para proteger tus archivos contra el ransomware evitar abrir cualquier adjunto que recibas de un remitente desconocido. Es fundamental verificar periódicamente la configuración del anti-spam de tu servidor de correos.

Nunca desprecies las actualizaciones

Una buena forma de colaborar con seguridad de tu equipo y de tus archivos ante probables ataques con ransomware es mantener el sistema operativo siempre actualizado, lo mismo debes hacer con el antivirus que estés utilizando. Las versiones “free” de los antivirus son bastante aceptables, pero en estas ocasiones, por uno pocos euros más, puedes contar con una protección más poderosa.

Lo mismo debes hacer con los programas más habituales. Las actualizaciones son la forma que fabricantes y desarrolladores van eliminando las fallas de seguridad que puedan tener los sistemas operativos y programas.

Otros consejos para proteger tus archivos contra el ransomware

Si eres usuario de Windows, no olvides verificar la configuración para que muestre las extensiones de los archivos. Archivos desconocidos con extensión “.exe”, “.scr” o “.vbs” suelen ser los transmisores del contagio. Los atacantes tratan de enmascarar archivos habituales pero que en realidad son ransomwares.

Si ves que tu ordenador está realizando algunas acciones desconocidas, desconéctalo inmediatamente de la red de internet. Algunos ransomwares antiguos no establecen la clave del cifrado hasta que no han capturado todos los archivos. Lamentablemente esto no es así en las nuevas versiones del malware.

Si puedes, evita pagar el rescate. Esto no hace más que alimentar a los atacantes y su negocio sucio. Estos consejos que te brindamos tienen por objetivo tratar de poner un límite a quienes se valen del maravilloso mundo de internet para cometer delitos y estafas.

Si ya has sido víctima de un ataque por parte de un ransomware no te desesperes, recurre a tu servicio técnico de confianza y ellos sabrán poner a tu disposición todas las alternativas posibles antes de que nuestra billetera caiga en manos de los atacantes.

Artículos relacionados