Informático granada
copias de seguridad

Copias de seguridad ¿Por qué es importante hacerlas?

Compartir:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Las copias de seguridad de los archivos que tienes en tu ordenador son necesarias por la seguridad de siempre tener acceso a la información. Ningún ordenador es infalible, siempre cabe la posibilidad de que algún disco duro falle, se estropee, que el sistema operativo se corrompa, o que algún virus, ransomware o hurto haga que dejemos de poder acceder a archivos importantes.

Por lo tanto, es significativo conocer qué son y para qué sirven las copias de seguridad, también, qué tipos de copia de seguridad puedes utilizar, cómo elegir los archivos a guardar, o las unidades y frecuencias en las que puedes hacerlas.

¿Qué es una copia de seguridad y para qué sirve?

Tu ordenador no es indestructible, y ya sea por un fallo puntual del software o hardware; así como por la infección de un virus o ransomware, siempre hay una posibilidad de que pase algo que te haga perder tus datos.

Una buena manera de que eso no suponga una catástrofe por los archivos perdidos, es hacer copias de los archivos más importantes de tu ordenador. Que es precisamente a lo que llamamos hacer una copia de seguridad, copia de respaldo, o un backup.

El objetivo de las copias de seguridad es poder recuperar tus archivos importantes en el caso de que se pierdan o se dañen, y también pueden ser útil en el caso de que hayas cambiado o reseteado tu ordenador.

La consideración de lo que son datos importantes depende únicamente de ti, ya que cada persona tiene su propia opinión sobre los archivos más importantes. Además, si hay archivos o fotografías que tienes subidas en alguna nube como las de Google Drive, Microsoft OneDrive o Apple iCloud; no es estrictamente necesario duplicarlas en una copia de seguridad, aunque de nuevo esto dependerá de hasta qué punto te fíes de estas nubes.

Debe tener en cuenta que es aconsejable que realices las copias de seguridad en una unidad de almacenamiento externa o independiente de tu ordenador.

Tipos de Copias de Seguridad que puedes hacer

Hay cuatro tipos de copias que puedes hacer, y utilizar unas u otras depende del almacenamiento que tengas, de cuánto tiempo quieras invertir en hacerla o simplemente de tu forma de trabajar. Aquí tienes cuáles son estos cuatro tipos.

Copia de seguridad completa:

Se trata del tipo más básico de copia de seguridad. Simplemente copia todos los datos a una única unidad de almacenamiento externa; por lo que el tiempo que se tarda después en restaurarlos es muy inferior.

En cambio, el lado negativo es que el proceso de hacer la copia de seguridad completa es más lento, y que también es el que más espacio requiere en la unidad donde vayamos a hacerla. Estas son las copias que hace Windows 10 por defecto.

Copia de seguridad incremental:

Este tipo de backup sólo copia los datos que han variado desde la última copia de seguridad que realizaste, dejando el resto intacto.

Para hacerla el ordenador utiliza las fechas y horas de modificación; y al sólo copiar los datos del ordenador que has modificado es mucho más rápida de hacer que una copia completa. Además, como ya hay parte del espacio ocupado por copias anteriores requiere menos espacio que si simplemente hicieses una segunda copia completa.

Copias de seguridad diferencial:

Se trata de un tipo de copia muy parecido a la incremental, sólo que en vez de coger como referencia la última copia sea cual sea, lo hará con la última copia de seguridad completa. Esto quiere decir que sólo copiará los datos que se hayan modificado desde la última copia completa; y que, aunque más recientemente hayas hecho otras copias diferenciales, siempre copiará los modificados desde la completa.

Espejo:

Es un tipo de copia de seguridad parecida a la completa, sólo que clona los archivos que copes sin comprimirlos. Esto quiere decir que ocupan más espacio y son más inseguros por no poder protegerlos con contraseña, pero a cambio ganas un poquito más de velocidad en la restauración.

Aunque pueden variar o estar más o menos disponibles dependiendo de la herramienta que utilices para realizar tus copias. Lo ideal en este caso es combinar varios de los tipos de copias de seguridad. Por ejemplo, en vez de simplemente hacer copias completas a diestro y siniestro, optar por complementarlas con incrementales o diferenciales para ahorrar tiempo manteniendo los archivos que no has tocado.

Artículos relacionados