USB Type-C, el conector que se impone en el mercado

USB Type-C, el conector que se impone en el mercado

Cuando un gigante como Apple, la empresa fundada por Steve Jobs, decide subir al escenario y poner bajo los reflectores una nueva tecnología, seguramente estará provocando una revolución. Esto parece estar sucediendo desde que la firma de la manzana, lanzara el conector USB Type-C en sus nuevos modelos de MacBook.

El uso de los conectores USB se han extendido a una velocidad inusitada. Los conectores USB fueron siendo acompañados por innovaciones, fundamentalmente para reducir sus tamaños – el USB tradicional es un conector grande – y por eso fueron lanzados a mercado los USB-mini y los USB-micro.

¿Por qué USB Type-C?

Lo primero que debemos señalar es que estamos hablando de conectores y decimos esto porque hemos visto que, en muchos casos, cuando aparece una nueva tecnología parece que se le adjudican propiedades mágicas. Pues bien, en este caso estamos en presencia de un nuevo avance en el desarrollo de las funciones de un conector, pero seguirá siendo eso.

Los conectores tradicionales USB 2.0 y 3.0 son los que habitualmente conocemos, nuestros ordenadores vienen provistos de puertos para estos conectores y la diferencia más importante entre el USB 2.0 y el USB 3.0 es la velocidad de transmisión de datos. El 3.0 transmite 10 veces más rápido que su antecesor. Por otra parte, el 2.0 no puede hacer transmisión de datos HD. Estas versiones de conectores corresponden al Type-A.

Luego, ante la sofisticación que van adquiriendo los dispositivos, al hacerse más delgados, livianos y transportables, apareció una nueva generación de conectores: los USB Type-B, que son los USB micro y USB mini.

Ahora, con el impulso que significa que una empresa de la envergadura de Apple, promueva un nuevo tipo de conectores, tenemos posicionándose en el mercado la nueva generación: los USB Type-C, que parece van a generar un gran impacto en el mercado.

Las ventajas del USB type-C

Ahora vamos a hacer un pequeño repaso de todo lo nuevo que estos conectores tienen para aportar y por qué van a conquistar mayores porciones del mercado de los conectores.

Los conectores USB Type-C son mucho más pequeños que sus antecesores de Type-A. Esto les permite a las fabricantes de dispositivos reducir el tamaño de las placas de los puertos y como consecuencia se podrán obtener dispositivos mucho más delgados.

Para todos aquellos que utilizan habitualmente conectores USB, uno de los mayores “inconvenientes” era colocar el conector en su puerto del lado correcto. Siempre terminábamos prestándole mayor atención de los debido para no tener que forzar al conector en su puerto para que entre porque lo estábamos colocando al revés. Con esta nueva generación de conectores USB Type-C ese problema desaparece para siempre, ya que son reversibles, no importa de qué lado lo pongamos, estará correcto. Un gran alivio para los distraídos y una perdida menor de tiempo.

El USB que estamos analizando posee un ancho de banda lo suficientemente importante para poder transferir vídeos con resolución 4K.

Otra característica y tal vez una de las más destacadas, es que este conector tiene una gran capacidad de transmitir electricidad, es decir cuando está cumpliendo su función como cargador del dispositivo. Para que podamos ejemplificarlo, un conector Type-A transmite un máximo de 5 voltios. Mientras que el USB Type-C transmite hasta 20 voltios y 5 amperios. La diferencia es enorme, por lo que el uso en los procesos de carga sería de gran valor, además contamos con el aliciente que cuando se estandarice el uso de estos conectores, con un solo cargador podremos resolver el problema de varios dispositivos, sin tener que estar trasladando, si nos vamos de viaje, una maraña de cables.

Este importante salto en la capacidad de transmitir corriente viene acompañado del hecho que el Type-C es reversible en cuanto al sentido de la posibilidad de carga, es decir que, si conectamos un dispositivo a otro, podemos disponer cuál será el proveedor y cuál será el receptor, sin tener que modificar posiciones de cables.

El futuro de los USB Type-C

El avance de esta nueva generación de conectores parece ser arrollador, pero como usuarios no debemos desesperarnos. Con adaptadores que se han lanzado también al mercado, aún podemos seguir usando nuestros viejos puertos USB. Los modernos dispositivos aún mantienen una combinación de puertos 3.1 y Type-C, de manera que aún no tengamos que desechar ningún periférico o nuestro disco externo.

Lo cierto es que, a partir de Apple, ha comenzado a renovarse el mercado de los conectores, sobre todo si tenemos en cuenta las ventajas que ofrece la nueva generación. De hecho, Google ya ha incorporado Type-C a sus modelos de Chromebook Pixel 2, pero manteniendo puertos Type-A. También los fabricantes de accesorios, comienzan a incorporar conectores USB Type-C.

Confiamos que este nuevo salto en el desempeño de conectores traerá aparejado nuevos usos y aplicaciones que permitan ir más allá de la transmisión de datos y la carga de dispositivos, para que cada revolución tecnológica signifique nuevas posibilidades para el usuario real.

También te puede interesar:

f g tw

Si os ha gustado el articulo haz click en Me gusta.

Quizás también te interese

Share this post


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Facebook