servicio técnico

Consultas más habituales al servicio técnico

La mayoría de las personas cuenta en la actualidad con un ordenador o portátil en casa. Con el paso del tiempo muchos han ido aprendiendo a solventar los diferentes conflictos que el uso de estos aparatos provoca, pero aun sigue habiendo una serie de problemas que suelen frustrar mucho a los usuarios, quienes necesitan contar con un servicio técnico de confianza que les explique cómo solucionarlos.

(más…)

estrés laboral

El estrés laboral puede deberse a problemas infromáticos

En la actualidad, el estrés laboral está muy presente en las oficinas. Las exigencias personales y las frustraciones por no poder cumplirlas hacen que muchos trabajadores sufren grandes problemas de estrés laboral.

Existen muchos conflictos que generan problemas de salud a los trabajadores. Un 33,7% de los empleados considera que las fallas informáticas son uno de los mayores problemas de estrés laboral. Los más comunes, como páginas web que se quedan en blanco, dificultades a la hora de abrir un e-mail, imposibilidad de entrar al servidor o que la nube no reaccione, son solo algunos de los ejemplos de las situaciones más habituales que se encuentran los trabajadores en las oficinas. El aprieto viene cuando los responsables de la mayoría de las empresas consideran que estos pequeños contratiempos o inconvenientes que tienen sus empleados a la hora de gestionar el material informático no son una contrariedad y no suponen una gran problemática para realizar sus tareas.

Muchas compañías consideran que el uso que dan sus trabajadores al material informático que tienen es básico y por tanto no deberían surgir problemas ni incidentes. Pero lo cierto es que este tipo de material, como portátiles, ordenadores o tabletas, son elementos delicados que necesitan revisión y mantenimiento, más aún cuando los que los utilizan no son expertos en la materia.

Problemática que produce estrés laboral

Estas situaciones se deben a que las compañías alargan la vida de los equipos informáticos o  descuidan su mantenimiento al no revisarlos ni actualizar el software. Consideran que es mejor prolongar todas las herramientas informáticas sin tener en cuenta que eso puede repercutir negativamente en el desarrollo del negocio, pues sus trabajadores pierden tiempo lidiando con las dificultades.

Los fallos informáticos no solo generan estrés laboral, sino que además suponen un coste para las empresas porque se baja la productividad al tener que pasar demasiado tiempo lidiando con diferentes obstáculos. Es por este motivo que un mantenimiento planificado previamente puede mejorar la productividad de los trabajadores hasta en un 25%, reducir costes e incluso alargar la vida de los equipos.

A pesar de conocer estos datos, un gran número de empresas no cuentan con un servicio técnico adecuado a las necesidades de su marca, aduciendo que para ellas supondría un gran esfuerzo. Sin embargo, se ha demostrado que contar con equipos renovados, un equipo técnico y el mantenimiento del sistema informático, garantiza sin duda la rentabilidad.

Problemas informáticos típicos que se podrían evitar

Listado de algunos de los errores más comunes que se producen con frecuencia en el material informático:

  • Mantener activos sistemas operativos obsoletos: seguir utilizando sistemas operativos anticuados como, por ejemplo, Windows XP. En este tipo de formato las actualizaciones ya no son posibles, por lo que la vulnerabilidad es alta.
  • No llevar un control de los programas instalados: realizar instalaciones nuevas sin revisar las anteriores e instalar programas sin saber si son adecuados o aptos para el sistema, acaba implicando riesgos. Además, no siempre se configuran bien en el software para que no ralentice el ordenador al apagarse o encenderse.
  • No proteger el sistema contra virus informáticos: no tener antivirus instalados porque se considera que pueden ralentizar el ordenador, termina por acarrear muchos problemas. Descargar archivos de origen desconocido y sin tener instalado un sistema de antivirus provoca que el ordenador acabe infectado.
  • No proteger la red WIFI: tener una red WIFI cuya contraseña es fácil de averiguar es peligroso, pues puede haber intrusos esperando la oportunidad de entrar.
  • No limpiar el hardware: cuando se trabaja con torres y estas se encuentran en una buena disposición, acumulan polvo que obstruye los ventiladores, lo cual provoca calentamiento de los componentes y da lugar a que se estropeen con mayor facilidad.
  • No escribir contraseñas seguras: al igual que pasa con el WIFI, se suele tener la mala costumbre de no asegurar los archivos y las cuentas con contraseñas adecuadas. Por lo tanto, cualquiera puede llegar a acceder al ordenador con el tiempo.
  • No actualizar el sistema operativo: en muchas ocasiones,  no se presta atención a las diferentes actualizaciones por ahorrar tiempo, lo que a corto y medio plazo perjudica al funcionamiento y al rendimiento del ordenador.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Facebook