Informático granada

Redes WiFi Públicas: Atractivas y peligrosas.

Compartir:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]En ocasiones caemos en la tentación de conectar nuestro Smartphone o dispositivo digital a una red WiFi pública pensando que es seguro y práctico. Pero debemos ser conscientes antes de hacerlo que nuestros datos no están seguros en este tipo de conexiones.

El ataque de ciber-delincuentes es habitual en redes públicas aprovechándose de la ingenuidad de los usuarios que se conectan sin saber el peligro real que conlleva. El robo de contraseñas, información privada y bancaria, o lectura de conversaciones son algunos de los delitos que más se frecuentan en este ámbito.

En el artículo de hoy del blog de Informático Granada conoceremos los peligros que conllevan las conexiones a las redes públicas, y las precauciones que debemos tomar antes de realizarlas.[/vc_column_text][vc_column_text][/vc_column_text][vc_column_text]

¿Qué es una red WiFi pública?

Para poder entender el artículo de hoy, debemos explicar primero qué es una red pública: es aquella red a la que podemos conectarnos sin necesidad de contraseña. Se pueden encontrar en locales, establecimientos o entidades públicas, por ejemplo desde un café bar, aeropuertos, hoteles, bibliotecas… etc. Las empresas prestan este servicio con buena fe a sus clientes, permitiendo la conexión a internet de forma gratuita y sin problemas de acceso.

¿Por qué una red WiFi pública es peligrosa?

El principal peligro que tiene una conexión a este tipo de redes, es que no sabemos qué usuarios pueden estar conectados a la misma red y las intenciones que pueden tener, en algunos casos, maliciosas.

No es difícil mediante ciertas herramientas técnicas y con un cierto conocimiento en el ámbito informático interceptar información que viaja a través de una red. Esta información puede ser nuestra información privada: desde contraseñas hasta datos personales. Esta práctica no es costosa ni difícil para muchos usuarios, lo que provoca que la privacidad de nuestros datos esté en serio peligro más frecuentemente de lo que podemos pensar.

Pero en ocasiones no es solo que una red pública sea segura o no, es que existen redes fraudulentas camufladas tras redes públicas aparentemente seguras. Este engaño se da en el momento en que una persona con intención maliciosa crea una red de nombre muy similar al de la red del local o establecimiento en el que nos encontramos. Esta red “falsa” capta la atención de los clientes que inocentemente piensan que pertenece al local en el que nos encontramos siendo la realidad muy diferente, ya que se trataría de una red dedicada exclusivamente a captar víctimas. El fin de esta red es interceptar información financiera o privada para hacer mal uso de ella sin nuestro consentimiento.

¿Qué peligros podemos encontrar?

Son muchos los peligros y delitos que se pueden cometer a través de una red Wifi. Vamos a enumerar algunos de ellos, y conocer a qué riesgos nos exponemos en este tipo de conexiones:

· Robo de datos enviados o recibidos: Los datos que nuestro dispositivo envía o recibe, lo que comúnmente conocemos como transferencia de datos, puede ser interceptada por terceras personas que a su vez están conectadas a la misma red.

· Robo de datos almacenados: No solo corren peligro los datos que transferimos, sino que los datos almacenados en nuestro dispositivo también se exponen a ser vistos por terceras personas conectadas a la misma red. Este riesgo nos lleva directamente al siguiente punto.

· Infección maliciosa en nuestro dispositivo: En la conexión abrimos la puerta de nuestro dispositivo a terceras personas conectadas a la red, que pueden enviarnos paquetes de información maliciosa e infectar nuestro equipo con algún tipo de virus.

¿Qué podemos hacer para evitar estos peligros?

El modo más drástico de evitar este tipo de riesgos es no conectarnos a una red pública. Pero dependerá principalmente del uso que vayamos a hacer de dicha red. Si se trata de leer un periódico, consultar una página web o buscar información en google, el peligro es escaso ya que la transferencia de datos que realizamos no envía datos que nos puedan perjudicar de modo alguno.

Lo que debemos tener claro, es que nunca debemos consultar datos bancarios o realizar operaciones financieras a través de estas redes. De igual modo, no consultar correos electrónicos o información que no queramos que sea revelada.

 

Si os ha gustado el articulo haz click en Me gusta.

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Artículos relacionados