Protegiendo tu dinero del fraude cibernético

Protegiendo tu dinero del fraude cibernético

El uso de internet para el manejo de cuentas bancarias, de la seguridad social y compras a través de internet mediante el uso de tarjetas de crédito se extiende cada día más. Las ofertas a través de los hot sales han amplificado el uso de medios electrónicos de pago y con toda esta movida, han crecido los fraudes cibernéticos. Sin embargo, con ciertas precauciones y consejos, estamos seguros que sentiremos de verdad que estamos protegiendo tu dinero del fraude cibernético.

¿En qué consiste el fraude cibernético?

Si bien hoy se ha popularizado el delito de “secuestro” de ordenadores mediante el ransomware, lo cierto que el fraude cibernético es uno de los delitos más comunes y más extendidos en internet.

Esta forma de violentar la privacidad y las finanzas de personas comunes a través de internet consiste, básicamente, en tratar de obtener mediante diversos artilugios los datos personales de un usuario de su cuenta bancaria, de su tarjeta de crédito para luego operar con ellos y cometer los desfalcos.

El delincuente puede operar desde la comodidad del sillón del living de su casa y basa toda su estrategia en los descuidos en materia de seguridad que cometen los usuarios.

¿Se pueden evitar los fraudes cibernéticos?

Desde luego que sí. Es cierto que a medida que las empresas, bancos y desarrolladores de software y de sistemas de seguridad, se esmeran por mejorar sus prestaciones, los delincuentes también se vuelven más avezados en sus técnicas delictivas.

Pero, hay algunas prácticas que podrían actuar protegiendo tu dinero del fraude cibernético si te tomaras el trabajo de prestarles atención, mejorando la seguridad de todas tus operaciones en línea.

¿Amigos son los amigos?

Si pensamos que la forma en que los delincuentes obtienen nuestros datos y contraseñas es mediante el uso de algún malware, estamos equivocados. Existe una técnica mucho más sencilla que se conoce como phishing y consiste en engañar al usuario para que proporcione sus datos privados.

Por eso, nunca proporciones tus claves de acceso, código PIN o CVV2 ni a tu mejor amigo. Muchos menos a un empleado de banco si te los solicita. También debes aprender a desconfiar de aquellos correos electrónicos que, aparentemente, provienen de tu banco de confianza si éste te solicita que introduzcas tus datos. Seguramente es un correo falso y sólo quiere obtener tus datos.

Aprendamos a distinguir una página falsa de una segura

Muchos de los correos que recibimos vinculados a nuestras finanzas nos piden acceder a una determinada página de internet, entonces ¿cómo reconocemos si realmente es la página de nuestro banco?

Lo primero es leer detenidamente la URL. Por lo general las páginas falsas contienen una letra de más, un símbolo que no está presente en la página verdadera, etc. Es decir que está “mal escrita”.

En la barra de dirección de tu ordenador hay dos pistas que nos pueden indicar si es una página segura y cifrada. La primera de ellas es que al principio de la barra aparece un símbolo con la forma de un candado cerrado. La otra es que la URL comienza con el https://, es decir no es una simple http sino que lleva una “s” que nos indica que es segura.

Cerrar correctamente una sesión para evitar el fraude cibernético

De más está decirte que nunca realices ningún tipo compra o transacción online en redes públicas, los cibercafés y redes de wifi gratuitas son el terreno ideal para el accionar de los ciberdelincuentes.

Sin embargo, si lo haces en la comodidad de tu casa existe una precaución que debes tomar siempre que operes con tu tarjeta de crédito o banco. No salgas de la página cerrando directamente la pestaña de tu navegador ni vuelvas con la tecla atrás. Utiliza siempre la sentencia de cierre de sesión de las páginas que has estado usando, esto hará que tus datos no queden flotando.

Contraseñas y otros consejos

A medida que avanza el uso de internet en diversos tipos de transacciones comerciales o financieras se van acumulado contraseñas que debemos recordar. Algunos usuarios para evitar este trastorno tienen una contraseña que usan en varias páginas. Es un error, busca ser creativo en las contraseñas utilizando una diferente para cada página y asegúrate de combinar letras mayúsculas y minúsculas con números y símbolos, esto dificultará el accionar de los atacantes.

Algunos malware son capaces de registrar y transmitir las pulsaciones que realices en tu teclado, es conveniente que cuando operes en la página de tu banco o de tu tarjeta de crédito uses el teclado virtual, de esta manera estaremos protegiendo tu dinero del fraude cibernético.

Hoy en día, la mayoría de los antivirus viene provistos de sistemas de protección de datos personales para todas aquellas páginas que involucran el uso de dinero. En las versiones de pago de estos antivirus puedes también encontrar gestores de contraseñas que te ayudarán en la tarea.

Con estos consejos, si te apegas a seguirlos, estaremos entre todos protegiendo tu dinero del fraude cibernético y convirtiendo a internet en una herramienta que verdaderamente sirva para aliviar tu vida. Cuéntanos que te parecieron estos consejos ¿tú los aplicas?

Quizás también te interese

Share this post


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Facebook