Las criptomonedas alternativas al Bitcoin

criptomonedas

Las criptomonedas alternativas al Bitcoin

Desde principios de 2017 todos hemos experimentado, en mayor o menor medida, el súbito crecimiento de las valoración de las criptomonedas, entre ellas la más famosa en todo el mundo, el Bitcoin.

En este artículo vamos a tratar de manera detallada, algunas de las criptomonedas más relevantes alternativas al Bitcoin, explicando también los motivos por los cuales estas merecen ser tratadas de manera totalmente independiente.

Antes de iniciar, primero se va a resumir el concepto de la “Cadena de Bloques”. Bajo este concepto se fundamenta toda la tecnología de las monedas virtuales. En resumen, se trata de un fichero distribuido por miles de máquinas en el mundo, que contiene todas las operaciones realizadas con la moneda hasta la fecha. Es por decirlo de una manera muy simple, una contabilidad. Cada vez que una nueva operación se ejecuta en el mundo, varios ordenadores que procesan esta contabilidad, deben validar que esta transacción es correcta, dado que ambas partes (la parte que recibe y la parte que envía), confirman que esto ha sido así.

¿Qué otras criptomonedas existen en el mundo?

Ethereum

Es fundamental empezar por esta criptomoneda, dado que constituye una de las alternativas al Bitcoin con más peculiaridades. La principal diferencia radica en el uso que le da a la cadena de bloques, más allá de una simple contabilidad. Ethereum fue una de las primeras criptomonedas que incorporó un nuevo concepto de contratos a esta “industria”. Los contratos son cadenas de información que se añaden a cada una de las transacciones de la cadena de bloques. Al realizar una transacción se pueden incorporar una serie de condiciones para que esta se ejecuten, más allá de la validación por ambas partes. Los intermediarios que validan esta transacción, no solo deben obtener la conformidad de ambas partes, sino comprobar también si la condición de esa cadena adicional se cumple.

Esto puede servir para una variedad de aplicaciones. Uno de los ejemplos más clásicos es el del préstamo de una vivienda. En este caso la cadena adicional incorpora las fechas en las que deben hacerse las devoluciones. En dichas fechas el contrato se activa y la persona debe realizar el pago de la cuota correspondiente. En caso de que no se haga, se activaría una condición, por ejemplo, bloqueo automático de las puertas de la vivienda, controlado remotamente por un sistema de seguridad. El propietario en impago solo podría realizar el desbloqueo pagando las cuotas atrasadas.

Sia Coin

Todo el mundo conoce a estas alturas, las soluciones como Dropbox o Google Drive. El sistema se fundamenta en enormes instalaciones de servidores que almacenan nuestros archivos y se sincronizan con nuestro ordenador. Servidores dedicados única y exclusivamente para almacenar estos ficheros.

Pero gracias a la cadena de bloques sería posible conseguir esto mismo, sin necesidad de usar servidores específicos. Es otra de las alternativas al Bitcoin.

El sistema es muy simple:

  1. Los usuarios que se acogen a esta moneda, reservan un espacio en su disco duro para compartir e indican a la red el espacio que ofrecen.
  2. Por otro lado, otros usuarios indican qué ficheros quieren compartir, con los cuales se crea un bloque cifrado por motivos de seguridad y se manda a la red en pequeños pedazos distribuidos por cientos de ordenadores.
  3. Solo puede recomponer esos pedazos y descifrarlos el dueño de los mismos. Todos esos pedazos se almacenan en los espacios que los usuarios han destinado para ello.
  4. Los usuarios que quieren tener este servicio pagan una cuota mensual en Sia Coin, mucho más baja que la de los actuales servicios, y por otro lado la gente que destina una sección de sus discos duros (que no utiliza), recibe mensualmente una parte proporcional a lo que destina en recursos.
  5. Los usuarios que destinan recursos sobrantes ganan una pequeña cantidad sin esfuerzo alguno, y los que se benefician de ello pagan una pequeña cantidad en comparación a las alternativas.

Crypto Picture

Otra idea original que se ofrece como alternativa al Bitcoin. En este caso, la cadena de bloques se representa como una secuencia de píxeles de una imagen. Cada número de píxeles representa una posición de esa cadena. El contenido de cada bloque es en esencia el color de esa imagen. Los píxeles en sí serían la moneda de cambio. Si disponemos de suficientes píxeles podremos pintar nuestra marca en esa imagen.

Para poder ganar esos píxeles, o bien podremos comprarlos en un mercado de píxeles, o emplazarlos en nuestra página web como publicidad con esa imagen. Cada vez que una persona haga “click” en la imagen, nos reportará una pequeña fracción de esos píxeles y con el tiempo podremos venderlos o cambiarlos por dinero real que comprarán empresas interesadas en promocionarse.

Quizás también te interese

Share this post


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Facebook