Cómo limpiar un ordenador

Cómo limpiar un ordenador

Mantener nuestro ordenador limpio, libre de polvo y suciedad, es una tarea que colabora de manera significativa para prolongar la vida útil de nuestro equipo. Por más que nuestro PC se encuentre en un lugar adecuado, las posibilidades que éste se ensucie son muy elevadas. Muchos usuarios elijen que esta tarea esté a cargo de su servicio técnico de confianza, pero si somos un poco atrevidos, podremos hacerlo nosotros mismos. Aquí van algunas recomendaciones de cómo limpiar un ordenador, de manera sencilla y sin correr riesgos.

¿Por qué limpiar el ordenador?

Antes de saber Cómo limpiar un ordenador, veremos el por qué es necesario mantener nuestros equipos limpios y libres de polvo.

Nuestro equipo de escritorio está sometido a las miles de partículas de polvo en suspensión que se encuentran en el ambiente. Estas partículas son atraídas por la estática que se genera en el equipo y terminan adheridas a su interior y van acumulándose de manera perjudicial.

Para un correcto funcionamiento, nuestros equipos requieren de una buena refrigeración, para ello cuentan con ventiladores que permiten reducir la temperatura mientras el ordenador está funcionando. Los ventiladores son las primeras víctimas del polvo que va acumulándose y dificultando el funcionamiento de los mismos. Esto provoca que los excesos de polvo aumenten la temperatura interior del equipo, poniéndolo en riesgo.

Por otra parte, ver un ordenador lleno de polvo no es nada agradable.

Para comenzar nuestra tarea

Para encarar la tarea de cómo limpiar un ordenador, lo primero que debemos hacer es procurarnos de algunos elementos que serán muy útiles para la tarea.

Un pincel o una brocha fina y de cerdas suaves. Si es posible, podemos utilizar una pequeña aspiradora que viene para estas necesidades. En los comercios dedicados a insumos informáticos podemos adquirir – aunque no es imprescindible – un aerosol de aire comprimido, éste permitirá remover las partículas de polvo más rebeldes y que se encuentran muy pegadas. Unos paños húmedos – sea con agua o con líquidos para productos electrónicos – o pañuelos para limpiar pantallas.

Ya con las herramientas en la mano, podemos comenzar la tarea.

Desmontando el ordenador

Lo primero que debemos hacer es desconectar el equipo de la alimentación y luego retirar todos los cables que se encuentran conectados en la parte de atrás.

Ahora que ya estamos seguros que no sufriremos ningún tipo choque eléctrico, vamos a comenzar retirando el panel del lateral izquierdo del chasis. Para ello quitamos, mediante un desarmador, los 2 tornillos con los que viene sujeto al gabinete. En algunos modelos más nuevos, puede ser que el lateral pueda ser retirado sólo tirando hacia atrás.

Ya podemos ver por dentro nuestra PC, esto nos dará una idea clara de todo el polvo que hay que quitar.

De ser necesario, vamos a quitar el panel frontal, pero a éste solo lo podremos retirar si ya hemos hecho lo propio con los paneles laterales. Siempre, ten la precaución de trabajar con desarmadores adecuados a cada tornillo, nunca fuerces éstos.

Comenzamos a limpiar

Si observamos bien, la mayor parte del polvo se acumula en los ventiladores. Con mucho cuidado y con la ayuda del cepillo o brocha vamos removiendo el polvo. Si contamos con la aspiradora, a medida que vamos usando el cepillo podemos absorberlo con ella y de esta manera evitamos que se disperse por el resto del ordenador.

El polvo que se adhiere con fuerza, sobre todo a las paletas de los ventiladores, podemos removerlo usando un tubo de aire comprimido, simultáneamente con la aspiradora. Así evitamos que la suciedad se disperse por todos lados.

Para una limpieza más profunda, algunos elementos de nuestro computador, pueden ser retirados. Es el caso de la tarjeta gráfica y del disipador. En ambos casos debemos proceder con prudencia para evitar dañarlos. Una vez retirados, con la brocha removemos el polvo y luego lo aspiramos.

Antes de volver a colocar en su lugar estos elementos, procedemos a limpiar la zona que estos elementos ocupan, para, posteriormente, volver a instalar tanto el disipador como la tarjeta gráfica.

Luego de la limpieza

Una vez que hemos quitado todo el polvo del interior de nuestro ordenador, volvemos a armar la parte frontal y luego los paneles laterales.

La limpieza periódica de nuestro PC es esencial para el correcto funcionamiento. Si realizamos esta tarea, seguramente, la vida útil de nuestros equipos se prolongará. Así como hemos querido comentarte cómo limpiar un ordenador, sabemos que hay usuarios que no se sienten seguros a la hora de realizar, ellos mismos, esta tarea. Pues eso no debe ser un obstáculo para asegurarnos una correcta limpieza. Sólo debes acudir al servicio técnico de tu confianza. Ellos te asegurarán una tarea profesional que dejará tus equipos como nuevos.

Esperamos haberte podido ayudar con esta labor y nos gustaría que nos cuentes tu experiencia de cómo limpiar un ordenador.

Quizás también te interese

Share this post


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Facebook