Informático granada
2038

Efecto 2038: otras posibles leyendas

Compartir:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Según algunos expertos el 19 de enero del año 2038, a las cinco y catorce minutos y siete segundos (para ser exactos), un bug informático provocará que gran parte de los servidores o cualquier otro dispositivo que utilice el sistema de los 32 bits sea parchado y falle a escala global.

Hace poco más de 20 años los expertos comenzaron a hablar del denominado efecto 2000 (Y2K), el cual causó gran preocupación y revuelo entre el mundo informático y de ciberseguridad, finalmente no ocurrió nada y todo quedó en un mero hecho anecdótico. Pues el denominado efecto 2018 es algo parecido, quizás quede en algo anecdótico, pero quizás no.

Todo esto comenzó a surgir cuando en diciembre del 2014 en videoclip PSY alcanzó la cifra de 2.147.483.647 reproducciones y YouTube comenzó a dejar de ser capaz de contar. Google se dio cuenta y lo parcheo, pero todos vieron que podría surgir un problema mas adelante.

Lo que tuvo que hacer YouTube, es decir Google, fue actualizar su sistema a 64-bits, a la espera de que ningún vídeo alcance la cifra de 9 trillones de visualizaciones, es decir un 9 seguido de 18 cifras.

«Nunca pensamos que un número de personas superior al mayor número entero de los 32-bits llegarán a visualizar un vídeo, aunque eso fue antes de conocer a PSY», dijo en su blog el equipo de Google.

Lo cierto es que en la actualidad las consecuencias que esto podría tener, si es que llega a tenerlas, son impredecibles. Al igual que ocurriera en el año 2000, puede que todo quede en simple leyenda o que, por el contrario, se caigan miles de sistemas y haya que restaurarlos.

Leyendas urbanas tecnológicas: del 2000 al 2038

A lo largo de la corta historia de la informática y de las tecnologías han surgido innumerables leyendas y bulos, o simplemente estimaciones que nunca llegaron a producirse. A continuación se redactarán las más famosas que se han dejado ver por la red en las últimas décadas:

El efecto 2000

El más famoso y temido del comienzo de siglo. Provocó pánico entre las empresas que dependían de un sistema informático para subsistir. Durante el año 1999 comenzó a fraguarse la duda acerca de qué pasaría cuando los ordenadores tuvieran que reconocer un nuevo dígito al arribar el 1 de enero del 2000. Muchos pensaban que los ordenadores se resetearon al año 1990 pero, como ya se sabe, nunca paso nada; nada en absoluto.

Los teléfonos móviles producen enfermedades

Hace algunas décadas comenzó a popularizarse la teoría de que los teléfonos móviles dejaban impotente al género masculino o que provocaban cáncer. Esta irracional creencia aseguraba que las ondas magnéticas emanadas por el teléfono podrían producir serios problemas de salud.

Científicos desmitificaron esto hace años, probar que incluso la radiación emitida por un teléfono es mejor que la del propio sol. Aún así quedan muchos escépticos y cada cierto tiempo debe salir a demostrar que esto no es posible.

Es mejor agotar la batería antes de cargarla

Este mito comenzó cuando se popularizó el uso del móvil. Se decía que había que consumir toda la batería del teléfono antes de ponerlo a cargar, si no se reduciría la vida útil del accesorio. Esto fue cierto durante el tiempo en que los móviles usaban batería de cadmio, pero de eso hace ya muchos años, a día de hoy las usan de litio y con estas no importa cuando se carguen.

El cactus el mejor amigo del ordenador

Al igual que ocurría con el móvil, se se pensaba que el ordenador hacía lo mismo. Por lo tanto surgió el bulo de que colocando un cactus al lado este absorbería la radiación. Obviamente no es cierto, pero además las ondas del ordenador viajan en línea recta, por lo que habría que poner el cactus entre la pantalla y el usuario, algo poco práctico.

El móvil, la bomba de la gasolinera

Si hablas con el móvil mientras estás o pasas por una gasolinera esta explotará, debido a las ondas que emite. Este bulo se ha ido suavizando con el paso del tiempo, pero aún existen personas que lo creen firmemente y apagan el móvil al entrar.

Artículos relacionados